Buscar en este blog

sábado, 31 de julio de 2010

Una pista más para el enigma

Hace unos días planteamos desde aquí  un pequeño enigma vinculado con los cuatro personajes representados en las torres de la Basílica de San Francisco. Hoy aportamos una nueva pista.

Uno de los aspectos del enigma era la identidad del personaje que se encuentra en la torre de la izquierda, hacia el centro.  Un cartel indicador dice que es Sixto V. Pero no lleva las armas de Sixto V, y además tiene en sus manos las "Decretales", que corresponden a Gregorio IX.  Sin embargo, el escudo que porta tampoco es el de Gregorio IX. Esta es la imagen en cuestión, junto a la cual puede verse un detalle ampliado del escudo que porta el pontífice:



Ahora bien, finalmente hemos podido descubrir que esa armas (de gules un león de oro sosteniendo una torre también de oro) corresponden a Celestino IV:

Este dato, lejos de esclarecer el enigma, lo profundiza. Porque Celestino IV, que no tiene nada que ver con la orden franciscana, y cuyo pontificado duró apenas diecisiete días, ¡es el sucesor de Gregorio IX!


Recordemos que, según nuestra hipotesis, el personaje del que estamos hablando no es Sixto V -como erróneamente  se informa en el cartel junto a la entrada del templo-  sino Gregorio IX.  Sólo contradecía esta hipótesis el hecho de que el escudo que porta el papa no es el de Gregorio IX (aunque tampoco es el de Sixto V, que, en cambio, lleva el papa de la otra torre).

Nuestra hipótesis quedaría salvada si suponemos que el artista pretendió representar a Gregorio IX en la torre izquierda y a Sixto V en la derecha,  como sostenemos nosotros contra la información oficial que da el famoso cartel, pero erró al representar el escudo del primero, poniendo en su lugar el escudo de su sucesor. O sea: en la torre izquierda está Gregorio IX, con las Decretales que él promulgó, pero con el escudo de su sucesor Celestino IV; en la torre derecha está Sixto V, con su propio escudo.

El enigma no está resuelto.

Escudo de la Universidad del Salvador

Cuando uno observa los emblemas de las principales universidades europeas o norteamericanas, ve que en general son escudos heráldicos antiguos (a veces cuentan varios siglos), bien diseñados, llenos de simbolismo  y hermosos, como los que vemos abajo:

Escudos heráldicos de universidades(se mencionan de izquierda a derecha).  En la primera línea horizontal,  Universidades de Valladolid, Oxford, Cambridge, Complutense de Madrid, Burgos; en la segunda línea, las de Alcalá, Yale, Edimburgo y Notre Dame du Lac; en la última línea, Harvard, Bologna, Princeton y Estatal de Nueva York

Entre nosotros, lógicamente, no hay universidades tan antiguas. Pero en lo que concierne a sus escudos, mientras algunas utilizan unos isotipos o logotipos de diseño moderno (a veces bastante feos),  hay algunas otras -desafortunadamente las menos- que ostentan bellos blasones. Aprovechando la oportunidad de la festividad de San Ignacio de Loyola, que celebramos hoy, nos referiremos al escudo de  una de estas últimas universidades: la Universidad del Salvador.

Su escudo es descripto de este modo en la página web de la casa de estudios.





Coronado por una cruz flordelisada y el anagrama IHS, Jesús Salvador del hombre, el escudo de la Universidad del Salvador tiene al pie la inscripción "Scientiam do menti Cordi Virtutem", es decir, "doy ciencia a la mente y virtud al corazón". En la mitad inferior, el águila de los Austria con la Cruz de Calatrava, blasón que Don Juan de Garay legara como fundador de la Ciudad de Buenos Aires. En la parte superior, a la derecha, las armas de los López de Oñaz y señores de Loyola, en honor al Padre Fundador de la Compañía de Jesús, San Ignacio de Loyola, y a la izquierda los emblemas específicos del Salvador: el Delfín representa a Jesús atravesado por el Tridente cristiano en banda, y la antorcha cultural griega -símbolo universitario-, con las siete llamitas de los siete institutos universitarios que dieron origen a la Universidad.





Por cierto, se trata de una descripción heráldica muy defectuosa. Trataremos de mejorarla.

Se trata de un escudo cortado y medio partido.

1°, en sinople, un delfín de plata atravesado por un tridente de sable, y una antorcha de oro con siete llamas de fuego de su color, ambas figuras puestas en aspa;

2°, partido, 1° de oro, siete bandas de gules, de López de Oñaz; 2° de plata, una olla colgada de los llares flanqueada por dos lobos rampantes, de Loyola;

Oñaz / Loyola

3° de plata, un águila exployada de sable, coronada de lo mismo, sosteniendo con su garra una cruz de Calatrava de gules.

Timbrado con el anagrama IHS superado de una cruz, de sinople. Lambrequines de hojas de acanto en sinople y oro. Lema al pie del escudo en banda de gules con letras de sable: "Scientiam do menti Cordi Virtutem", "Doy ciencia a la mente y virtud al corazón".



La Dra. Gloria Martínez en su "Loa de la Universidad del Salvador" versifica una descripción de este escudo::

"Su escudo es clara síntesis de un hondo simbolismo,
su excelsa plenitud la revela en sí mismo:
Cristo es Luz y Corona: tres letras —anagrama
que indica que Jesús es Salvación Humana—.

El gótico perfil destaca cuanto invoco
con su línea realzada por el rojo barroco.

Y enmarcando los símbolos de legado tan santo,
madurándose en oro, verdes hojas de acanto.

En la inferior mitad, sobre campo de plata,
águila de los Austria ase en su diestra pata

la Cruz de Calatrava, blasón de identidad
de Don Juan de Garay, que fundó está ciudad.

Dos cuarteles dividen la parte superior:
uno es el de Loyola, el santo fundador.

El otro los emblemas de esta Universidad
rubricando unidad en la diversidad.

El Delfín Salvador enroscado al tridente
del cristiano valor que a Dios busca; y presente
la antorcha de la antigua griega filosofía
cuyo fulgor sapiente por doquier ardería.

Con los siete institutos en símbolo de llama,
llamas de calidez del saber que se ama;

que en su constante arder y con su claridad
fueron al noble origen de esta Universidad.

Todo en el campo verde que libertad señala,
la libertad de Dios, don que a nada se iguala.

El lema de este escudo compendia esta misión:
«Ciencia doy a la mente, Virtud al corazón»".
 

Sin embargo, este escudo nos trae una curiosidad. Aquí vemos esta otra versión, tomada, como la primera, de una página web de la Universidad. Aquí el monograma IHS es de plata y el lema se lee sobre fondo de lo mismo, pero no es eso lo más llamativo. Lo realmente curioso es que el águila, que mira a siniestra en la versión que vimos antes, mira a diestra en esta.


En el escudo que Juan de Garay dio a Buenos Aires en octubre de 1580, se establecía un águila con cuatro aguiluchos, pero el ave se dibujó contornada,  es decir, mirando a siniestra.  Los historiadores y heraldistas se preguntan hasta hoy los motivos de esta irregularidad, ya que la representación de un animal contornado era normalmente signo de ilegitimidad. En heráldica, como regla general,  los animales miran a la diestra, es decir la izquierda del observador.  En otra entrada ya hicimos referencia a esta cuestión.  En el sitio del Gobierno de la Ciudad hay un artículo (por cierto bastante mal redactado) sobre el particular.
Escudo dado a  Buenos Aires por Juan de Garay;
actualmente, en forma oficial, "Escudo de Armas" de la Ciudad, presente en su bandera
De todos modos el escudo de Garay fue finalmente aprobado por la Corona en 1596 (cuando ya Garay había muerto).  En todo caso (quizás porque alguien habrá advertido el error),  el escudo cayó pronto en desuso, y es por eso que medio siglo más tarde aparece otro escudo, el actualmente vigente:

viernes, 30 de julio de 2010

Escudo a dibujar

"La nueva Monarquía de la América del Sur tendrá por denominación el Reino Unido del Río de la Plata, Perú y Chile; sus armas serán un escudo que estará dividido en campo azul y plata; en el azul que ocupará la parte superior se colocará la imagen del Sol, y en el Plata dos brazos con sus manos que sostendrán las tres flores de los distintivos de Mi Real Familia, llevará la Corona Real, y se apoyará sobre un tigre y una Vicuña: su pabellón será blanco y azul celeste".

Así reza el artículo 1° del proyecto de Constitución Monárquica de 1815,  que pretendía crear un Reino del Río de la Plata bajo la corona del hijo del rey Carlos IV de España, don Francisco de Paula. Pocos argentinos saben que las gestiones para la creación de ese Reino fueron llevadas adelante por Manuel Belgrano y Bernardino Rivadavida en misión diplomática en Europa.

Ahora bien, el artículo mencionado describe un escudo muy concreto. Pero una cosa es leer la descripción y otra ver el escudo. Por eso, si algún dibujante o diseñador lee esta entrada, queda invitado a plasmar gráficamente este escudo, y enviárnoslo para su publicación. 


Escudo de la Iglesia Presbiteriana San Andrés

En la avenida Belgrano, a metros de su intersección con Perú, está ubicada la Iglesia Presbiteriana San Andrés.  Tiene sus raíces en Escocia;  los primeros escoceses en llegar a Buenos Aires lo hicieron en 1806 (seguramente con ocasión de la Primera Invasión Inglesa) y debido al rápido crecimiento de la inmigración de ese origen, en 1829 se estableció  oficialmente la Iglesia Presbiteriana San Andrés en la Argentina.

En el frente del templo,  a la derecha,  se exhibe el conocido monograna IHS ("Jesucristo Salvador del Hombre"), en hermosas letras de estilo gótico, en el campo de un escudo, formando un conjunto armonioso y bello:



A la izquierda hay otro escudo,  cuyo símbolo a primera vista no es tan conocido como el anterior:



Pero la frase que acompaña al escudo, a modo de lema, nos da la clave: "Nec tamen consumebatur", "No se consumía".  La imagen en el campo del escudo, por lo tanto, es la zarza ardiente en la que Dios se revela a Moisés, como lo relata el libro del Éxodo, capítulo 3.

La  zarza ardiente, desde 1691, es el símbolo de la  Iglesia de Escocia. En cuanto a la frase "Nec tamen consumebatur",  el sitio web de la Iglesia Presbiteriana de San Andrés nos informa que "no está tomada de la Vulgata, sino de una traducción al latín por el holandés Du Jon (Junius) y Tremellius, el reformador italiano, en 1579. El pasaje en el que se basa este símbolo está en en el Antiguo Testamento, en el libro Éxodo 3:2: 'Estando allí, el ángel del Señor se le apareció entre las llamas de una zarza ardiente. Moisés notó que la zarza estaba envuelta en llamas, pero que no se consumía'".  

La zarza ardiendo y el lema transcripto constituyen el símbolo oficial de la Iglesia de Escocia y de todas las que tienen su origen en ella..

Para comparar esa versión "presbiteriana" de Ex 3, 2 con la versión "católica" en lengua latina de ese mismo versículo (y el siguiente) según la Nueva Vulgata, recurrimos al sitio oficial de la Santa Sede:  "Apparuitque ei angelus Domini in flamma ignis de medio rubi; et videbat quod rubus arderet et non combureretur.  Dixit ergo Moyses: 'Vadam et videbo visionem hanc magnam, quare non comburatur rubus'”.  La  versíón en español de ese versículo y el siguiente en el mismo sitio oficial del Vaticano, dice así:  "Allí se le apareció el Angel del Señor en una llama de fuego, que salía de en medio de la zarza. Al ver que la zarza ardía sin consumirse, Moisés pensó: «Voy a observar este grandioso espectáculo. ¿Por qué será que la zarza no se consume?»".

Para terminar, una de las innumerables representaciones iconográficas de este episodio bíblico.



Moisés y la zarza ardiente
Mosaico bizantino









Escudo de monseñor Marcolino Benavente



En el nártex de la Basílica del Santísimo Rosario, en Belgrano y Defensa, hay un monumento en homenaje al obispo dominico fray Marcolino del Carmelo Benavente, que fue diocesano de Cuyo desde 1899 hasta su muerte en 1910. Fue un brillante orador y un pastor piadoso,  muy querido por su pueblo, que lo llamaba simplemente "Fray Marcolino". El monumento fue erigido por suscripción popular no mucho después de la muerte del obispo.





Al pie del monumento aparecen las armas del Obispo:


En el primer cuartel aparecen lo que indudablemente son las armas de la ciudad de Buenos Aires, donde fray Marcolino fue ordenado obispo por el  entonces Arzobispo de la Capital, monseñor Castellanos; en el segundo,  el escudo de la provincia de San Juan  (los brazos vestidos nos dan la pista de que no es el Escudo Nacional, en que aparecen desnudos);
Escudo de la Provincia de San Juan

en el tercer cuartel dos cornucopias entrelazadas, y  en el cuarto una cordillera y un sol.

Las dos cornucopias aparecían en aquel entonces en el escudo de Mendoza empleado desde 1864: "dos cuernos cruzados con las cavidades hacia arriba llenos de frutas y flores". La provincia pertenecía en ese momento a la diócesis de San Juan de Cuyo. Actualmente el escudo mendocino muestra una sola cornucopia.


Escudo de la Provincia de Mendoza


El simbolismo del cuarto cuartel es obvio dada la geografía de la diócesis.




La estrella del centro exhibe el perro con la antorcha en su boca y un globo a sus pies, emblema típico de la orden dominicana. Por un lado, la palabra "Dominico" se hace derivar de  "Domini Canis" (perros del Señor, en latín), y por otro el símbolo hace referencia a un sueño que  Juana de Aza, madre del santo, tuvo estando embarazada: soñó que daba a luz un cachorro que portaba una antorcha encendida en su boca y tenía un globo (el mundo) a sus pies. Santo Domingo de Silos interpretó que anunciaba la luz que el niño daría al mundo con su predicación. Según la leyenda, la madre, agradecida,  decidió ponerle a su futuro hijo el nombre del santo que le profetizó tan alto destino.

Escudo de la Orden de Predicadores
en el piso del nártex de la Basílica del  Santísimo Rosario

El escudo ostenta dos lemas: por encima del campo aparece "Veritas", lema de la Orden de Predicadores (como puede verse en el escudo que aparece sobre estas líneas). Por debajo, "Caritas urget nos", "El amor [de Cristo] nos urge", tomado de 2 Corintios 5, 14. Timbrado con capelo episcopal.  En la mitra y en el báculo aparecn imágenes marianas.

El monumento encierra otros escudos, a los que nos referiremos en una próxima entrada. Asimismo, nos dedicaremos al escudo de la Orden, exhibido, como queda dicho, en el piso del nártex de la Basílica.

jueves, 29 de julio de 2010

Enigma heráldico en las torres de de San Francisco

La Basílica de San Francisco, en Alsina y Defensa, es un hermoso templo que procede de la época colonial, pero que fue sometido a diversas refacciones y modificaciones a lo largo de los siglos. La última, a comienzos del siglo XX, le dio a su fachada y a sus torres el estilo barroco alemán que hoy ostentan.




En el grupo central aparece San Francisco de Asís, Titular del templo, rodeado por tres laicos vinculados con la familia y con la historia franciscana: Colón (de rodillas), Dante Alighieri (a la izquierda del observador) y Giotto.

Pero nos interesa hoy hablar de los personajes que aparecen representados a los costados de las torres, porque tres de ellos exhiben escudos heráldicos, y la identidad de dos de ellos nos plantea un enigma.

Junto a la fachada de la iglesia, actualmente en restauración, aparece este cartel destinado a orientar al visitante acerca de las intervenciones realizadas y por realizarse. El cartel explica quiénes son los personajes representados. De izquierda a derecha, según el cartel, Bacon, Sixto V, Giorgio IX y el Cardenal Cisneros.  La imagen de Fray Marchena, que no puede verse de frente, no nos interesa por el momento.


Con el primero de la izquierda, Rogelio Bacon, no tenemos objeciones. Es el único de los cuatro que no lleva su escudo de armas.


El personaje representado en el extremo opuesto, en la otra torre, tampoco genera dudas. Se trata del cardenal Cisneros, y lo atestiguan las armas que lleva, debajo de un capelo cardenalicio:



Son las armas que ostentan el famoso jaquelado de oro y gules, del linaje Cisneros:


Una placa sobre la fachada de la Basílica (en la foto, atravesada por las inevitables estructuras tubulares de la actual refacción) vuelve a rendir homenaje al Cardenal Cisneros, y reproduce de nuevo sus armas:



 
 
 
Hasta aquí ningún problema.  Pero el segundo y el tercer personajes, es decir los centrales, uno en cada torre, son los que plantean el enigma.
 
El cartel informativo que vimos más arriba nos informa que se trata de "Sixto V (Franciscano)" y "Giorgio IX" (sic):
 
 
 
Pero nos permitimos dudar de ello.
 
Es seguro que ambos  son pontífices, como puede notarse porque sus armas están timbradas con tiara y porque los dos llevan la cruz papal de tres travesaños, como puede observarse mejor en estas fotos:
 


Pero tenemos dudas respecto de su identidad.  De por sí, el nombre "Giorgio" atribuido al pontífice de la derecha ya genera sospechas. No hay ningún papa de ese nombre, ni existieron papas llamados "Jorge", que podría ser una traducción de "Giorgio". Buscamos, entonces, la lista de los papas que pertenecieron a la orden franciscana: quizás por ahí encontremos la respuesta. Nos informa un sitio oficial que  "de la orden surgieron, asimismo, cinco papas (Nicolás IV, Sixto IV, Julio II, Sixto V y Clemente XIV) y dos antipapas (...)".
 
En esta lista sí está Sixto V (que supuestamente es el personaje de la izquierda),  pero no aparece ninguno que podría asimilarse al otro personaje.

¿Las armas que llevan podrán darnos alguna ayuda? Si observamos más en detalle el escudo que lleva el pontifice de la derecha, el supuesto "Giorgio",


lo vemos muy semejante a este otro,

perteneciente a... (asómbrese, estimado lector)


Incluso la imagen del pontífice (obtenida, junto al escudo,  de (http://www.araldicavaticana.com/psisto05.htm)   es semejante a la de la torre de nuestra iglesia.

Pero si el personaje de la derecha, no el de la izquierda, es Sixto V, ¿quién es el otro papa?  Quizás pueda darnos algunas pista observar con más detalle lo que tiene en sus manos:





Obviamente son las "Decretales", nombre que según Wikipedia, reciben "las cartas de los Papas, escritas entre los siglos IV al XV, por las que éstos, imitando el estilo de la cancillería imperial, comunicaban sus decisiones referentes sobre todo a cuestiones disciplinares".   Entre las diversas Decretales tienen especial importancia las de Gregorio IX,  quien "ordenará a San Raimundo de Peñafort la redacción de una nueva colección de Decretales de gran amplitud que, desplazando a todas las compilaciones anteriores, evite los inconvenientes de la multiplicidad de las compilaciones privadas; esta colección llamada Decretales de Gregorio IX, o Liber Extra, dividida en cinco libros y éstos en títulos y capítulos, será promulgada en 1234".

Asumiendo por el momento que  el personaje es, entonces, Gregorio IX, ¿cuál sería el motivo por el cual aparece en el frente de un templo de la orden franciscana? La respuesta es muy sencilla: fue el papa que canonizó a San Francisco de Asís, apenas dos años después de la muerte del Poverello.

De manera que parece resolverse el enigma: nuestro "Giorgio IX" no sería otro que Gregorio IX; alguien tradujo torpemente su nombre y de allí la errata.   A este error se suma otro, a saber, que en el cartel indicador que vimos antes -que está actualmente junto a los andamios- los nombres de ambos papas están intercambiados. Gregorio IX está a la izquierda del observador y Sixto V a la izquierda. Respectivamente, el papa que declaró santo a Francisco y un papa de la orden franciscana.

Pero las cosas no son tan fáciles. Porque el personaje de la izquierda sostiene un escudo que, como ya vimos, no es el de Sixto V... pero tampoco es el de Gregorio IX, que aparece debajo de estas páginas.

Escudo de Gregorio IX

Por lo tanto, nuestra hipótessis está fallando. El personaje de la izquierda tiene un escudo que ostenta en su campo un león sosteniendo una torre:


¿Es posible suponer un tercer error?  ¿Podemos inferir que se equivocaron no sólo con el "Giorgio" y con el cartel en que los nombres están cambiados...  sino también con el escudo del papa?

Recurrimos al sitio oficial http://www.complejofranciscano.com.ar/ en el que hay información al respecto, que confirma la identidad de los personajes: "En el campanario izquierdo de la fachada se encuentran las cuatro campanas que llaman a los oficios. Rodeando los campanarios, se hallan varios personajes religiosos vinculados con la historia de la Orden Franciscana: Fray Rogelio Bacón. Y el Papa Gregorio IX, y el Papa Sixto V, el Cardenal Cisneros con su escudo, gran gobernante de España en el siglo XVI, y fray Marchena (protector de Colón), ubicadas en el campanario que vemos a nuestra derecha, siendo ésta última la única que no podemos observar porque se encuentra ubicada en el dosel circular similar a los otros que ahora vemos, que da hacia la cúpula, sobre la calle Defensa. Todas las esculturas son exentas, es decir que no forman parte de la estructura de la construcción y están realizadas en escala 2:1 (el doble del natural)".  Sin embargo, a nuestro entender, más allá de la redacción un tanto confusa, también en el sitio oficial se desliza algún error que deja sin resolver este enigma.      Porque los nombres de Bacon, Gregorio IX y Cisneros tienen enlaces a sus respectivas imágenes, pero  el enlace que dice "Cardenal Cisneros" remite a la estatua del papa que se encuentra en la torre izquierda (¿Gregorio IX?);  cualquiera sea la hipótesis que manejemos, es obvio que ese no es el Cardenal Cisneros. A su vez el texto que se refiere a  Sixto V no tiene enlace,  y el enlace que dice "Gregorio IX" remite a la imagen de la torre de la derecha...  lo que nos deja en la misma incertidumbre que antes.

¿Quizás la edad aparente de ambos pueda ayudarnos? El personaje de la derecha ("Giorgio") parece de más edad que el otro. ¿Podría ayudarnos ese dato?  En apariencia no, porque ambos pontífices llegaron a la misma edad (ambos murieron aproximadamente a  los 71 años), y la edad a la que fueron elegidos no  es demasiado diversa.  Sin embargo, encontramos un error más, esta vez en Wikipedia. La Enciclopedia  Libre nos informa lo que sigue:




Es decir que Gregorio IX  fue elegido papa a los 57 años y falleció a los 71. Pero más adelante, en la misma entrada,  se afirma que murió "de casi cien años":


Pero en el artículo "Gregorio IX" de la  misma Wikipedia, pero en italiano, la información es distinta: "Sembrava prossima l'invasione di Roma da parte degli imperiali, quando il 22 agosto 1241 Gregorio IX moriva improvvisamente anche se ad un'età ragguardevole (non quasi centenario, come si pensava collocando erroneamente la nascita intorno agli anni '40 dell'XI secolo [5], come fa, ad esempio, la Catholic Encyclopedia [6])".   (El destacado es nuestro).  No hace falta traducir: Gregorio murió a una edad "considerable" pero no casi centenario, como se pensaba al colocar erróneamente la fecha de su nacimiento alrededor de los años '40 del siglo XI.  Lo sustancial aquí es que existía (y al parecer sigue existiendo) la creencia (errónea) de que Gregorio IX había llegado a vivir casi 100 años;  esto justificaría la diferencia en la representación iconográfica.

Interrumpimos aquí por ahora esta investigación, sin hallar una respuesta contundente y satisfactoria. Si el personaje de la derecha, el "Giorgio" del cartel, es Gregorio IX,  como algunas señales parecen indicarlo, ¿por qué tiene las armas de Sixto V? Y si el personaje de la izquierda es Sixto V, ¿por qué tiene otras armas, y por qué sostiene las Decretales de Gregorio IX?

Y si la nuestra es la hipotesis correcta (Gregorio a la izquierda, Sixto a la derecha), ¿por qué no coinciden las armas ni las edades aparentes de los dos pontífices representados en las torres?   Misterios que encierra la Basílica del Santo de Asís en Buenos Aires.

Finalizamos esta entrada con una obra de arte que reúne a tres de los personajes mencionados hoy: San Francisco, Gregorio IX y Giotto.

Giotto: "El sueño de Gregorio IX" (Asís)

miércoles, 28 de julio de 2010

Escudo del Virrey del Pino



En la Catedral de Buenos Aires reposan los restos de varios personajes importantes de la historia argentina. Entre ellos, los de Don Joaquín del Pino, que fue Virrey del Río de la Plata entre 1801 y 1804.  Se tiene constancia de que el Virrey fue enterrado en la Catedral, pero no se  sabe en qué lugar exacto  están los restos, ya que la lápida no se conserva.   Pero una placa junto a la capilla Nuestra Señora de la Paz recuerda al ilustre gobernante.

Dicha placa fue puesta a instancias de un descendiente del Virrey, un empresario español que vino a Buenos Aires en 2001 y colaboró, mediante  su Fundación Del Pino, con diversos emprendimientos vinculados con la época virreinal en la Argentina (en esta nota aparecen detalles al respecto).



En la parte superior de la placa puede verse el escudo heráldico del Virrey Joaquín del Pino.

Cortado, 1° un árbol (¿un pino?) acostado de dos ¿lobos? afrontados,  cada uno con una garra sobre las raíces y la otra apoyada en el tronco; 2°cinco castillos en sotuer. Bordura con ocho aspas. Es imposible conocer los esmaltes.

Escudo de la República del Perú


Hoy se celebra la independencia del Perú, proclamada por el general argentino José de San Martín. En homenaje a la fecha, publicamos el escudo del Perú que se encuentra ubicado en el mausoleo del Libertador en la Catedral Metropolitana.  Es un escudo cortado y semipartido: 1°, de azur,  una vicuña pasante, al natural, contornada; 2°,  de plata, un árbol de la quina al natural; 3°,  de gules, una cornucopia de oro, orientada a la siniestra, derramando monedas también de oro. Al timbre, una corona cívica de encinas;  y por soportes, un estandarte sin escudo y una bandera a cada lado.  En la bandera peruana,  en lugar de las banderas y estandartes, el escudo es acompañado por una rama de palma en la diestra y otra de laurel en la siniestra, entrelazadas por una cinta albirroja, en lo que se denomina "Escudo de Armas", como el que se ve en esta versión:


Es interesante subrayar que el primer escudo del Perú -que puede verse bajo estas líneas- fue creado por San Martín:
 
También fue San Martín quien le dio los colores a la bandera peruana. Según una simpática tradición, habiendo llegado el general argentino a las costas de Paracas, vio el vuelo de "parihuanas" (flamencos peruanos) que llevaban en su plumaje el color blanco y rojo,  colores que desde entonces lleva el pabellón del Perú.

Escudo de la Gendarmería Nacional



Hoy, 28 de julio, es el Día de la Gendarmería Nacional, recordando el aniversario de su fundación en 1938.  Sobre estas líneas, el emblema de la Gendarmería, que dudamos en llamar "escudo" porque no tiene campo, pero que es sobrio y elegante. En la página web de la institución armada no se proporciona mayor información sobre el símbolo.

martes, 27 de julio de 2010

Escudo del Instituto de Inteligencia de las Fuerzas Armadas


El ámbito militar es uno de los que más intensamente mantiene la tradición heráldica, como Dios mediante podremos ir comprobando en sucesivas entradas.

Hoy ofrecemos  el escudo del Instituto de Inteligencia de las Fuerzas Armadas de la República Argentina junto con su explicación tomada textualmente del sitio del Estado Mayor Conjunto:



Escudo ajedrezado de negro y plata, cargado de un losange puesto en faja de azul con un sol de oro; trae en punta tres piras apuntadas de oro.

El ajedrezado, en cuadros de dos colores dispuestos como las casillas del milenario juego-ciencia de ajedrez, combina el arte militar con el quehacer académico y encarna el espíritu y accionar de la Inteligencia militar en su concepto de jerarquía, anticipación y exactitud.

El negro simboliza la prudencia, honestidad y obediencia, mientras que el color plata, la integridad, firmeza y sacrificio, cualidades afines al hombre de inteligencia en su derrotero hacia una mejor capacitación.

El losange azul con el sol de oro se asemeja al ojo, cuyas propiedades son la observación y vigilancia. El color azul representa la equidad y la verdad y el oro: nobleza, constancia y excelencia; características que engrandecen la interacción educativa. Ambos colores, tomados de nuestro símbolo patrio, representan el sentido de pertenencia a la nación.

El sol, imagen de luz, es el que ilumina y da fuerza a las acciones de los hombres, es la irradiación del conocimiento en un ámbito académico.

Las picas de oro, dirigidas hacia el sol, son triángulos aguzados que representan a cada una de las Fuerzas Armadas que aspiran una plena y constante integracion y buscan en lo alto la fuente que ilumina y enaltece su camino.