Buscar en este blog

sábado, 31 de diciembre de 2016

Cierre del año del Bicentenario de la Independencia

La última entrada de este año es también la última de la serie que hemos consagrado a nuestro Escudo Nacional a lo largo de todos los sábados de 2016,  con motivo de la celebración del bicentenario de nuestra independencia.

Dos imágenes queremos compartir en esta entrada.

La primera es un bonito escudo argentino en colores ubicado en el frente de un colegio. Sólo ese dato consignamos; no recordamos en qué institución sacamos la foto. En cierto modo es comprensible que no recordemos ese dato: la fotografía es del 26 de diciembre de 2011. Pero también es lógico cerrar el año con un escudo que aparece en una ubicación clásica y de gran fuerza simbólica: la entrada de una escuela.

El escudo es muy esbelto, y se corresponde con la versión "canónica" de nuestro emblema patrio, por lo cual hemos considerado que es digno de cerrar este año tan especial para todos los argentinos.


La segunda imagen, esta vez hallada en la Red, corresponde a la medalla conmemorativa que hizo acuñar la Academia Nacional de la Historia para honrar el bicentenario:



La Casa de Tucumán, la imagen de la República y otros símbolos -entre ellos, naturalmente, el Escudo Nacional- ilustran esta bella medalla.

Cerramos así el año del Bicentenario de la Independencia de las "Provincias Unidas en Sudamérica". ¡Feliz 2017 para todos!

viernes, 30 de diciembre de 2016

Escudo de monseñor Pedro Laxague

Desde fines del año pasado es Obispo de Zárate-Campana monseñor Pedro Laxague, hasta ese momento Titular de Castra Severiana y Auxiliar de Bahía Blanca. Nombrado en noviembre de 2015, tomó posesión de la diócesis el 19 de diciembre subsiguiente, reemplazando en el cargo a monseñor Sarlinga, quien fue empujado a renunciar a causa de sus anteriores desavenencias con el cardenal Bergoglio, de las que éste, una vez llegado al trono pontificio,  se tomó represalia, como en otros varios casos similares.

Laxague había nacido en 1952, era sacerdote desde 1989, y Obispo desde 2006. 

Su escudo episcopal, que tomamos del sitio diocesano, es este:


La explicación del escudo, escrita en primera persona y firmada personalmente por monseñor Laxague, es la que sigue:

"El escudo contiene los símbolos que definen los pasos a seguir para lograr llevar a cabo, con la Gracia de Dios, mi ministerio pastoral.

El campo o fondo azul del escudo simboliza el Universo, todo lo creado por Dios. Además, los colores azul y plata son los del escudo de la Acción Católica, donde me inicié en la Iglesia como laico comprometido.

En el escudo se encuentra la Sagrada Familia, en cuyo centro está Jesús niño de quien procede toda Vida. También es el símbolo de mi participación en la pastoral familiar, el Movimiento Familiar Cristiano, y por mi numerosa familia.

La cruz color oro es símbolo de la promesa cumplida por Jesucristo, resucitado y glorioso. “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn. 14,6).

El báculo de madera, signo del pastor, indica la misión pastoral de cuidar el rebaño, es decir, el Pueblo de Dios.

Al pie del escudo, el lema que es el mismo de mi Ordenación Sacerdotal, “Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida” (Jn. 14,6) resume el sentido de mi ministerio pastoral".

Un escudo mediocre desde el punto de vista heráldico. Pero al menos puede decirse que el Obispo de Zárate-Campana cuenta con un escudo, lo que lamentablemente no siempre ocurre entre los obispos argentinos...  Dado que el escudo incluye una representación de la familia de Jesús, María y José, lo publicamos en la fiesta de la Sagrada Familia, que se celebra en el domingo dentro de la Octava de Navidad o en su defecto -como en este año- en el viernes de la infraoctava, que siempre cae 30 de diciembre.

jueves, 29 de diciembre de 2016

Escudo de Gregorio XVI en la iglesia de Nuestra Señora de Balvanera






Un amplio despliegue heráldico puede disfrutarse en la iglesia dedicada a Nuestra Señora de Balvanera en el barrio homónimo.  En anteriores entradas hemos visto allí el Escudo Nacional  (en dos ocasiones) y los escudos del papa Pío XI (también en dos oportunidades), de monseñor Fasolino y de monseñor Medrano.  Todos ellos aparecen en el collage que está sobre estas líneas.

Aun hay más escudos en ese templo,  de los  que no nos hemos ocupado todavía.



Uno de ellos es el escudo del papa Gregorio XVI, que puede verse en una ubicación simétrica a la de monseñor Medrano, en la nave de la izquierda (mirando al altar desde la entrada del templo) a la altura del actual altar mayor. Vemos el escudo en varias fotos a lo largo de esta entrada.




Gregorio XVI se llamaba Bartolomeo Alberto Cappellari; al ingresar en la Orden Camaldulense había cambiado su nombre por el de Mauro. Siendo Cardenal, trabajó en la Congregación de Propaganda Fide, de la que llegó a ser Prefecto: en tales funciones, "hizo del problema hispanoamericano una preocupación misionera para toda la Iglesia" (1).  






En 1831, y sin ser obispo,  fue elegido Papa (en esos casos el Decano del Colegio de Cardenales ordena obispo al elegido en forma inmediata) y ejerció el supremo pontificado como Gregorio XVI  hasta su muerte en 1846.


Su conocimiento acerca del problema de la Iglesia en Hispanoamérica hizo que durante su pontificado se dieran "respuestas definitivas para el problema político-religioso y jurídico-pastoral en que se encontró la Iglesia del Nuevo Mundo después de la caída del régimen de Cristiandad colonial" (2).


Volvamos a su escudo. Las  fotos no son muy buenas, pero el blasón pontificio puede distinguirse, de todos modos. Aquí vemos la versión que trae Wikipedia.



Su   pertenencia  a la Orden Camaldulense y su apellido determinan la configuración del escudo pontificio. 




Partido. 

Primero, de la Orden Camaldulense: de azur,  un cáliz de oro surmontado de un cometa ondulante de lo mismo puesto en palo; flanqueado de dos palomas de plata en actitud de beber del cáliz.


Segundo, de los Cappellari: cortado de azur y plata, una faja de gules atravesando el corte de ambos campos, cargada de tres estrellas de oro de seis puntas, y en el campo superior un capelo eclesiástico de sable con dos cordones y dos borlas.



Por cierto, no es frecuente ver el capelo, no como timbre, sino en el campo del escudo.


Tomé algunas de las fotos en mayo de 2012 y otras en marzo de este año.

(1) Álvaro López V., "Gregorio XVI y la reorganización de la Iglesia hispanoamericana" (consultado en GoogleBooks)
(2) Ibídem

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Escudo de los Príncipes de la Glorieta

La República Argentina tuvo tres marquesas pontificias:  Adelia María Harilaos de Olmos, María de los Remedios Unzué Gutiérrez Capdevila y María Mercedes Castellanos de Anchorena. Pero  Bolivia, a fines del siglo XIX,  tuvo una Princesa Pontificia,  Doña Clotilde Urioste de Velasco de Argandoña, quien como su esposo, Francisco de Argandoña Revilla, eran naturales de Sucre, y de las personas de mayor fortuna y desprendimiento en América. 



El papa León XIII, por bula de 28 de diciembre de 1898, los honró con el título de Príncipes de La Glorieta, en alusión al castillo así denominado, que era la residencia del matrimonio, cuya foto acabamos de ver.


El matrimonio Argandoña-Velasco con León XIII
La información, que tomamos del blog sobre Historia y Genealogía Sudamericana incluye, sin más referencias, el escudo que mostramos a continuación:



Como Argandoña amasó su fortuna, sobre todo, a partir de la minería, es dable suponer que los picos del campo inferior aluden a ello. Fuera de eso, no es posible, por el momento, decir mucho más sobre este escudo.

martes, 27 de diciembre de 2016

Escudo de monseñor Pedro Torres Aliaga

Hace exactamente tres años recibió la ordenación episcopal monseñor Pedro Javier Torres Aliaga, actual Obispo Auxiliar de Córdoba, nacido en 1960 y ordenado presbítero en 1984. 

Por eso nos ocuparemos hoy de su escudo episcopal, a partir de información que aportan el sitio oficial de la Arquidiócesis cordobesa y el periódico digital católico "Encuentro". Transcribiremos el contenido en forma textual, pero con algunas correcciones gramaticales y ortográficas




"En relación al escudo episcopal que lo acompañará en su ministerio, Monseñor Pedro Torres expresó: “Entiendo que el escudo episcopal no es signo de nobleza o dignidad sino de memoria que sintetiza un proyecto de vida con símbolos que las palabras no terminan de expresar”.

Su escudo está compuesto por los siguientes símbolos: el Amor, expresado en la cruz; la Transfiguración, presente en los tres círculos de luz; la pequeñez, puesta de manifiesto en la base de arena; la Iglesia local donde prestará servicio, expresada en las tres hojas de molle, un árbol que crece en Córdoba; y, finalmente, María, discípula y compañera de misión, simbolizada en la estrella".



"Al centro está la Cruz, misterio de amor y sabiduría  (como diría Pablo: 'Sólo conozco a Cristo y Cristo crucificado'), de donde se entrega el Espíritu, llama de amor viva que anima a la Iglesia y a cada bautizado.

Está sobre un trasfondo de tres círculos de luz que me recuerdan la Transfiguración (misterio central en la vida de Pablo VI, amigo del alma), misterio de esperanza y recreación que manifiesta anticipadamente la totalidad del misterio de Jesús, amado del Padre, palabra de amor, que escuchada, fascina y alienta el caminar.

En la base, arena: que representa la verdad de lo que somos, pequeños; que invita a la experiencia de inmensidad vivida por los pueblos del desierto el mundo Judío y Musulmán que forman parte de mi vida de dialogo y amistad; que mueve al realismo de vivir con los pies en la tierra; que sostiene la vida.

En la arena tres hojas de molle, árbol que crece en las quebradas de las sierras de Córdoba, entre las piedras que recuerda la Iglesia local donde vivo y se me llama a servir.

En la parte superior una estrella que representa a María, discípula y misionera, primera evangelizadora y testigo del gozo de evangelizar".

Añadimos nosotros, porque no aparece en la descripción que hemos transcripto, que el escudo de monseñor Pedro Torres tiene un báculo acolado en palo y está timbrado con el tradicioanl galero episcopal de sinople. Por otra parte, el lema consta de una sola palabra: "Servir", que curiosamente viene acompañada de la cita bíblica correspondiente: Gál 5, 13. El versículo completo dice:  "Ustedes, hermanos, han sido llamados para vivir en libertad, pero procuren que esta libertad no sea un pretexto para satisfacer los deseos carnales; háganse más bien servidores los unos de los otros, por medio del amor".



No escapará al lector la pobreza heráldica de este escudo, más cercano a un logotipo que a un auténtico blasón. Ni en los símbolos elegidos ni en su distribución en el campo, ni en los esmaltes, y ni siquiera en su descripción, el emblema episcopal de monseñor Torres está a la altura de un verdadero escudo episcopal.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Escudo de monseñor José Vicente Conejero Gallego

Monseñor José Vicente Conejero Gallego nació en Plasencia, España, en 1951. Allí fue ordenado sacerdote en 1975. Llegó a Formosa como misionero en el año 1976.

Elegido Obispo Coadjutor de la Diócesis de Formosa el 5 de diciembre de 1996,  recibió la consagración episcopal el 19 de marzo subsiguiente. En tal condición, en marzo de 1998 sucedió automáticamente a monseñor Sandrelli, el anterior Obispo.

Del sitio diocesano transcribimos textualmente la explicación y descripción del escudo episcopal de monseñor Conejero Gallego, que se publica allí bajo el título "Sólo Tú, Señor Jesús, Redentor de los hombres", que evoca el lema del obispo.


La Cruz
Árbol de la Vida “donde estuvo clavada la salvación del mundo” y por medio de la cual “ha venido la alegría al mundo entero. Como Pablo, queremos predicar al Mesías crucificado, escándalo y locura para los que se pierden, sabiduría y portento de Dios para los que se salvan (Cf. 1 Cor 1, 18-25 ). Estamos plenamente convencidos de la promesa de Jesús de que cuantos creamos en Aquel que fue levantado en lo alto de la Cruz, tendremos vida eterna” (Jn 3, 14).
La Eucaristía
El Cuerpo y la Sangre del Señor es el Memorial de la Pascua de Cristo, inseparable del sacrificio de la Cruz. Es el Misterio de la fe que actualiza y realiza la obra de nuestra redención. Queremos que ella sea la fuente y la cumbre de toda nuestra vida eclesial. Todos nuestros esfuerzos evangelizadores tienden a la Eucaristía y siendo ella el gran signo de la unidad, sabemos que ella hace la Iglesia, uniéndonos a todos en un solo cuerpo.

 La tierra formoseña
Bajo la Cruz y los signos eucarísticos del pan y el cáliz está la tierra de Formosa abierta con nueve surcos, como nueve son los departamentos de nuestra provincia. Todos cuantos habitamos esta bendita tierra, arada ya por el trabajo y el sudor de muchos hermanos y hermanas en la fe, que nos precedieron, están [sic] esperando la semilla de la Palabra de Dios, para que así como nuestros campos ofrecen el blanco fruto del algodón, también nosotros podamos producir frutos de justicia y santidad. La misma fe nos hará vivir a todos en alegría y fraternidad, superando las divisiones y desigualdades que quebrantan la unidad
María
Estrella de la mañana y de la Nueva Evangelización, brilla en el cielo,  junto a la Cruz de su Hijo Jesús. Su presencia discreta y suave, pero eficaz, nos consuela y anima en medio de las dificultades. La Madre de Dios y de la Iglesia, sigue intercediendo por nosotros, pecadores, mientras peregrinamos a la Casa del Padre Dios.

Toda nuestra vida no quisiera sino emplearse en anunciar y proclamar – en el cielo, en la tierra, en el abismo- la Cruz del Señor hasta que venga, pues Dios quiso por su medio reconciliar consigo al universo, lo terrestre y lo celeste, dándonos su paz con su sangre derramada en la Cruz (Col. 1,19-20). 
Por todo esto también desde Formosa proclamamos: Sólo Tú, Señor.

Lamentablemente, el escudo es paupérrimo en términos heráldicos, viola las leyes de nuestra disciplina y carece de los necesarios ornamentos exteriores.

domingo, 25 de diciembre de 2016

Collage de fachadas

Como un pequeño regalo de Navidad, compartimos un collage de imágenes de escudos.

En él, todas las fotos nos fueron remitidas a lo largo de los últimos cuatro años por Fernando de Urquiza, colaborador habitual de este Blog.  Algunas de ellas fueron objeto ya de nuestro especial interés.


De izquierda a derecha y de arriba a abajo:

1 y 2 - Aráoz 2336
3 - Colegio Hércules (Belén y Bogotá)
4 y 5 - Belén 161
6 - Echeverría al 3000
7 - Instituto María Bianchi de Copello (Pacheco de Melo 2455)
8 - Lavalle entre Paso y Larrea
9 - French 2690


¡Feliz Navidad!

sábado, 24 de diciembre de 2016

Escudo Nacional en el Museo Histórico Nacional


Regalo de Nochebuena: en este penúltimo sábado del año del bicentenario de la independencia,  a las puertas de la Navidad, les ofrecemos un  conjunto de fotos de escudos patrios, obtenidas en julio de 2015 en el Museo Histórico Nacional.




En la galería exterior del edificio, un busto de la República en cuyo pecho luce el escudo:


En el museo se ven muchos escudos. Elegimos estos cuatro:



El primero aparece en un cuadro que representa a  Juan Manuel de Rosas:






La hebilla del cinturón de Rosas también exhibe un escudo argentino:




Al pie hay asimismo una figura en forma de escudo con una "dedicatoria" al Restaurador:



El segundo escudo, rodeado de banderas, aparece en una taza conmemorativa del Centenario de Mayo, la cual, en otro sector, muestra una imagen de José de San Martín.




El tercer escudo es el de una bandera obsequiada a Facundo Quiroga por las damas mendocinas: 




Los brazos están vestidos y el sol es por demás curioso.



El último escudo pertenece a una escribanía usada en la Convención Constituyente de 1853:




 El escudo, sostenido por la República, es de factura sencilla y carece de adornos exteriores.



Finalizamos con el escudo que se ve a la entrada de las salas del museo; no es una pieza en exhibición.


Con esta selección de escudos patrios les deseamos Feliz Navidad a todos los lectores, amigos y seguidores de este Blog.

viernes, 23 de diciembre de 2016

Fachadas: Bolivia 541

En febrero de este año, el azar de nuestras recorridas matutinas porteñas nos llevó hasta las inmediaciones de las calles Bolivia y Páez.  Sobre la primera de las arterias, una casona en venta llamó nuestra atención por su decoración exterior.


Los motivos decorativos de esta casa ameritan una doble publicación: en este Blog y, al mismo tiempo, en La piedra que nos mira.

Aquí nos detendremos en los elementos de inspiración heráldica sobre la puerta principal y, más explícitamente, sobre la puerta del garage. 

En la primera ubicación vemos esto:


En el "cuerpo" del edificio que se ve más a la izquierda, y sobre la puerta del garage, hay elementos que se acercan más al "estilo heráldico": el "escudo" con tres lises y el escudito que sostienen, un poco más abajo, los dragones.



La propiedad estaba en venta en febrero. Ojalá toda esta belleza no se pierda (o no se haya perdido) en la operación comercial.  De todos modos,  queda el testimonio en La piedra que nos mira,  ya que podrán verse allí otras fotos de esta bella casona, en la que los ángeles y los dragones de piedra también nos observan desde las alturas...