Buscar en este blog

martes, 4 de abril de 2017

Escudo de la Agrupación Perros de Guerra

Anteayer se cumplieron 35 años de la gesta en virtud de la cual, el 2 de abril de 1982, la República Argentina recuperó el ejercicio de su soberanía sobre las Islas Malvinas. Como consecuencia de la guerra desatada entonces por la potencia invasora, fallecieron 649 argentinos, declarados Héroes Nacionales por la Ley 24.950 en 1998.   Por Ley 25.370, del año 2000, y por el Decreto 1584/2010, el 2 de abril fue declarado "Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas" y Feriado Nacional.

Muchas veces, en nuestro Blog, hemos rendido homenaje a la fecha a través de la Heráldica. Anteayer hicimos referencia a un escudo para el archipiélago, y ayer mismo rendimos tributo al primer caído, el capitán Pedro Giachino, y al comando que integraba.  Hoy hacemos lo propio,  recordando  a unos "veteranos de guerra" muy especiales: los perros que cooperaron con los soldados argentinos en Malvinas.


En abril de 1982,  "el Comando de la Infantería de Marina decidió el envío de una sección de perros de guerra de la Base Naval Puerto Belgrano, con el fin de impedir infiltraciones de comandos británicos en el dispositivo defensivo propio. Los perros llegaron a suelo malvinense el 7 de abril".  Los ladridos y aullidos de los perros eran "la alarma más eficaz y segura ante los bombardeos, fundamentalmente aéreos",  ya que los animales los anunciaban "mucho antes de la iniciación del ataque".

"En los últimos días de combate se decidió el envío de perros a primera línea y fueron tres las parejas enviadas": el conscripto Carlos Del Greco con Ñaro, el conscripto Raúl Andicochea con Negro y el conscripto Carlos Silva con Xuavia. "Negro y Ñaro fueron al frente por su bravura y valentía (...); Xuavia porque era extremadamente celosa y guardiana".

"Los machos desaparecieron en el fragor del combate entre el 13 y el 14 de junio. Todos los esfuerzos por encontrarlos fracasaron y se presumió que ambos murieron en combate porque nunca fueron hallados sus collares. De haber seguido con vida, su instinto y sensibilidad los hubieran traído de regreso".

Sólo regresó Xuavia. "La noche del 13 al 14 de junio, luego de soportar un intenso bombardeo británico sobre las posiciones argentinas, Xuavia regresó junto a las tropas patriotas a Puerto Argentino pero repentinamente se separó y corrió hacia la negrura de la noche. Varias horas después fue encontrada dándole calor con su cuerpo a un soldado del Ejército Argentino que estaba herido, a quien llevaron prontamente al hospital. De no haber sido por Xuavia, ese soldado habría muerto congelado y desangrado. Luego del conflicto, la perrita regresó a su base"

De los perros que regresaron al continente algunos murieron de viejos, otros en accidentes en servicio. Sobrevivió a todos Vogel, un ovejero alemán, también nacido en la Base Naval Puerto Belgrano, que murió el 1º de diciembre de 1991 y está enterrado en el Batallón,  bajo un túmulo conmemorativo. "Hasta su muerte presidió todas las ceremonias de la Unidad luciendo en su capa la condecoración otorgada por la participación en la gesta". "Su tumba mira hacia las islas y es monumento en honor a todos los perros veteranos de guerra". 




Respecto de la Agrupación Perros de Guerra, hemos de decir que depende del Batallón de Vigilancia y Seguridad de la Armada Argentina ubicado en la Base Naval Puerto Belgrano.

Los perros colaboran con la seguridad de la base naval y son entrenados para vigilancia, patrullaje, búsqueda y rastreo de sustancias tóxicas y personas, aunque está proyectado poder entrenarlos también para la búsqueda de explosivos y para intervenir en casos de siniestros (desastres naturales o catástrofes civiles). En la sección Perros de Seguridad y Exhibición hay perros policías y labradores; en la Sección Perros Especiales, que se dedica a búsqueda de  narcóticos y rastreo, las razas más adecuadas son los dogos y los pointers. El ovejero alemán se incorporó al sistema de seguridad de la base en 1965; es la raza que predomina por sus condiciones. 



Nos hemos apartado bastante de nuestro tema, la Heráldica;  pero tampoco queremos hacer más larga esta entrada. Nos limitaremos, por tanto, a terminar describiendo el escudo de la Agrupación Perros de Guerra del Batallón Vigilancia y Seguridad de la Base Naval Puerto Belgrano: tronchado, 1° de gules y una llave de oro puesta en palo, 2° de plata y un perro sedente, de su color. Ancla de plata acolada al escudo. Corona naval; debajo de ella una cinta con el nombre del batallón y las iniciales de la Armada Argentina y de la Base Naval Puerto Belgrano. Al pie del escudo, otra cinta con el lema "Custodiando vincam"



Esta entrada, junto a la de ayer, es nuestro homenaje a estos olvidados veteranos de la Guerra del Atlántico Sur. 


Las Islas Malvinas son argentinas

Fuentes de información de esta entrada:  Liga Naval,  Histarmar,  Aviación Argentina, Taringa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario